La fumigación de una oficina o empresa es importante realizarla cada cierto tiempo y de forma rutinaria, sobre todo en aquellas zonas que tienen una excesiva presencia de plagas o son foco de estas, puesto que los plaguicidas no muchas veces resuelven el problema de lleno.

Pero ¿cuánto tiempo debo dejar de pasar entre fumigaciones? Es una pregunta compleja que requiere de la ayuda de un experto que te indique qué hacer y cómo hacerlo. Para ello es recomendable que contrates un servicio que te indique cada cuánto tiempo fumigar un espacio y así obtengas la asistencia adecuada.

Primero el profesional debe asegurarse que en este momento no cuentes con alguna plaga dentro de tus instalaciones. Lo normal en casos medios o graves de presencia de plagas, es realizar una fumigación y luego otra a los 7 o 15 días, una vez controlado el problema, se recomienda realizar un servicio preventivo cada 60 días si la situación no es tan grave.

En el caso de las empresas o áreas de trabajo, se recomienda realizar una fumigación cada 2 meses para evitar cualquier foco de plagas en el grupo de trabajo.